viernes, 31 de marzo de 2017

Adriana

Me sorprendo sobresaltado en plena madrugada, no encuentro consuelo por momentos, ni me duermo. Miro el techo, derramado sobre la cama la vida transcurre y me lleva puesto.
No puedo ni pensar en donde estas porque quiero irte a buscar. Siempre me queda un abrazo, o un millón en el stock de los que no podré dar, ni los te amo, ni los te voy a extrañar... quedan ahí abandonados, mal. No pasa una noche en que no te piense y es paradójico y cruel: ahora estas en todas partes pero en ninguna para acariciarte, ver tu sonrisa, consolarte. Me parte el alma haberte mentido por momentos, haberte dicho que todo iba a salir bien, pero en el corazón, en el fondo de mi corazón era todo lo que quería, y creía que con mi amor y el de todos iba a ser así. Ahora no me queda nada. Voy acariciando tu foto y solo espero que a alguno de los chicos vengas en sueños a contarles que todo anda bien, que hay que seguir, como lo hizo papá conmigo llenandome de paz. Mientras tanto transcurro y me escurro como un trapo de piso. Así como me siento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

Vuelo a Sidney

Interpretar canciones puede tornarse un camino decididamente jodido, sobretodo cuando hay letras con tantas interpretaciones posibles como e...