martes, 28 de junio de 2016

Musica comprimida

No hace poco que estoy intentando armarme de las discografias de las pocas bandas y músicos que de verdad me apasionan. Fue un trabajo hormiga que va dando frutos muy bonitos. Antes me negaba. Mezcla de pose rocker-rata que decía que no iba a darle de comer a la industria discográfica, y rata-rocker que prefería descargarse las músicas por internet.
Surgieron necesidades y a varios discos los quise tener en formato físico y real, como si el cuerpo obedeciera a esa necesidad de poder abrazar a las personas y cosas que me hacen bien.
Primero fueron algunos de Radiohead. Los de Indio siempre, algunos de Redondos, Pescado, Spinetta...
El otro dia pude hacerme de Pablo Honey, el primero de Radiohead y obtuve una satisfacción muy grande.
La industria del mp3 ha destruido toda la música.
No sirve el mp3 para poder escuchar bien un disco.
Una canción es como una esfera con muchos relieves palpables en su versión original, y que al pasar al formato mp3 se vuelve un circulo dibujado en cartulina, chato, sin dimensiones.
Es así, usted vera que cuando escucha música comprimida todo le parece un gran pomo uniforme, macizo de ruido no muy claro.
Cuando al fin pude escuchar Anyone can play guitar del disco legitimo, pude saber que había piezas de la batería y lineas de guitarra que en la versión comprimida no se distinguían con claridad. Que las voces tenían otros matices, que todas las guitarras se distinguían sin superponerse. Fue revelador. Hermoso por un lado. Perturbador por otro.
Ahora escucho los mp3 con sospecha. Si están en definición baja o media lo detecto enseguida, los platillos como si estuvieran bajo el agua delatan todo. Estoy prefiriendo calidad de bit rate variable en 360 kbps que pesan un huevo, mas del triple de una calidad media, y que así y todo siguen escuchándose mal. Me pregunto a cuanta gente aleja de la buena música estos hábitos. Estos sonidos agobiantes en los que se transforman muchas de las canciones que tanto nos gustan.

Desconfiemos, amigos.

domingo, 26 de junio de 2016

Invierno

Me gusta el invierno y su paisaje funerario... todo gris, blanco, las calles vacias, el sol tan lejano que duele.
Amo todo eso que me asoma de a poquito al paisaje final, gris, casi sin luz de la muerte.

jueves, 16 de junio de 2016

Naufragio

Me pierdo
me parto al medio y me hundo
se corta el viaje y me hundo
no sigo, termino acá
Soy un naufragio
en medio de la oscuridad
en una noche sin luna
bajo la helada calma del mar
Todo lo hermoso
todo lo bello
todo lo inmenso
se vuelve tan feo
tan banal
a la hora de elegir
como hundirse mejor
que nos podemos llevar
a la oscuridad
a la pesada profundidad
de un océano negro
a la inmensidad mas inimaginable
al solitario mundo
que respira allá en lo profundo
azufre y alquitrán
soy un naufragio que nadie vio
y nadie recordará
soy la sombra de una sombra
en la noche mas oscura de junio
soy la helada muerte
la olvidada herencia del tiempo
la piel de los silencios
las llagas de los dedos
de los sueños perdidos,
hundidos
en el fondo del mar

domingo, 5 de junio de 2016

Creer

No me puedo desconfigurar, y al contrario del resto, a fuerza de traición y asesinato de mi ego a manos frias y latosas de gente que ha mentido ruinmente, me encuentro ante la certeza de que ya nada peor podria pasar. He conocido cierto dolor, y la soledad. Y las dos cosas juntas. Me he desesperado por no poder respirar, me he bajado del colectivo en cualquier lugar para echar a correr, y llorar sin saber a donde llegar. He visto mi corazón deshacerse en mis manos, y acá estoy, una vez mas, parado. Ya nada me da miedo, o algunas cosas puntuales. Que alguien pueda sufrir todo lo que he sufrido, y que la mala suerte me vuelva a alcanzar una vez mas. Yo solo deseo el bienestar de los que quiero, y ese es mi bienestar. No necesito mas.
Ayer me preguntabas, acerca de mi tranquilidad y mi confianza: ¿Como es que no me echo a pensar en que me podes estar estafando?
Y yo se que no puedo saber eso, pero prefiero creer. Y es en lo que yo creo, tu lealtad.
Queres mentirme? Mentime. Reite de mi. Yo te crei, no hice nada mal. Esa es la tranquilidad que tengo.
Ante todo, yo prefiero creer.
Y en todos los ordenes de mi vida es así hace un tiempo, y puedo decir que eso me ha traido paz. Pase lo que pase, elijo creer. Mi corazón necesita creer y yo creo. Ese es mi combustible.

Ansiedad

Nadie se equivoca. Todos tienen licencia para matar. La justicia corre por facebook. Nunca desee tanto el fin.