jueves, 19 de marzo de 2015

Bue

Me asomo como un asteroide a la conclusión de que la inspiración que en otros tiempos tenia, se fue cuando dejé de escuchar musica con auriculares en casa. Parece una boludez pero uno no escucha siempre igual. Cuando estas viajando la musica hace de colchón mientras obsevas un paisaje en general monotono, rutinario, repetido, por la ventana del tren o colectivo. En el trabajo uno escucha la musica de fondo, atento a que la maquina no explote. En casa con los parlantes la musica hace otra vez de fondo mientras leo pelotudeces o cosas realmente interesantes que resbalan por mi memoria como gotas de agua sobre un vidrio.
Escuchar musica en casa, es otra cosa cuando te pones los auriculares y te dejas llevar por la melodia, la letra, los instrumentos. Y hace muchos, pero muchos años que no lo hago en casa. No me daba cuenta que mandé la musica a un segundo o tercer plano todo este tiempo. Es una aberración con la que hoy me propongo terminar. La musica no tiene que estar jamás en un segundo plano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

Ansiedad

Nadie se equivoca. Todos tienen licencia para matar. La justicia corre por facebook. Nunca desee tanto el fin.