lunes, 12 de enero de 2015

El amor

Echando de menos, echando de más.
El olvido, todo lo solo, la angustia, la muerte.. todo lo atractivo de la idea de quererte y que me olvides porque lo realmente bello está en lo que no está. En la brisa pálida cuando te fuiste, cuando cerraste la puerta y entró un huracán de abandonos que devastó todo esto que se construyó justamente con lo contrario, con lo que no me gusta, con lo patético de cocinar juntos, de mirar la tele y reír, de ir a comprar y llevarte el carro, todo eso que vuelve tan mundano todo..
dame el desamor, la belleza de esa necesidad de cortar los segundos con tenazas, cuchillos, navajas.. dame la angustia de pensar en donde andarás cada noche al rendirme contra el suelo, cada mañana, cada amanecer preguntando por qué. Dejando lo realmente trivial de lado, no buscando.. no llamando ni respondiendo mensajes.. con tanto desdén prohijando una incertidumbre asquerosamente indisimulable. Dame todo eso que es justamente no dar nada y provocar la necesidad de salir a buscarte, y frustrarme en toda estación, en cada andén, en cada esquina de Buenos Aires con los brazos rendidos, fundidos, derritiéndose de frío…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

No pasa nada

No pasa nada Por la ventana no pasa nada el frío/calor, el puñal en la espalda no pasa nada Si pudiera saldría a caminar vacío silbando...