domingo, 10 de agosto de 2014

Voy para allá

Vengo para acá porque dentro de toda la vorágine fatal que atraviesa todo este "ciber espacio" (termino que va quedando antiguo),  sigue siendo uno de los sitios de mayor privacidad por paradójico que ello suene. Las personas que me conocen no han leído el blog aunque se los hubiera pasado, naturalmente porque prefieren leer otras cosas e ignorar todo esto. Bien por ellos. Mejor por los pocos que también me conocen y vienen a leer, a quizás, entender que carajo tengo en la cabeza.. porque después de todo, esto me pasa por la cabeza. Ellos lo entienden, y están conmigo. Y mejor aun por esa cantidad de desconocidos que han dado con este páramo y terminaron, en varios casos conociéndome y hablando conmigo como si me conocieran de siempre, pero también por aquellos que no conocí pero quizás de tanto en tanto me dejan en cualquier lado un mensajito de "estuve leyendo tu blog y te lo comento por acá porque allá es un quilombo". En fin. Vengo acá por todo eso, porque sigue siendo intimo, con luz media, con música bajita y con la piel visible. Yo te digo todo esto para justificar por qué vengo acá. Siempre es un día especial para recordar, pero hoy lo es mas aun porque me acordaba de aquellos regalos del día del niño que muchas veces ni usaba, o despreciaba y rompía "sin querer" aun nuevos. En lineas generales, padres como los mios han ido aprendiendo al tun tun como es esto de tener un hijo a fin de siglo con mas de 35 años. Mis padres no me entendian. Quizás hacian lo que buenamente podian y me daban todo lo que estaba a su alcance, pero si pedia el power ranger azul y me traian el amarillo, quizás no me estaban entendiendo. Y está bien. Porque me amaban. Algun dia contare aunque solo a mi me importe, pero para que quede registrado en algun lugar, la historia mia y de mis padres. Mientras tanto vengo aca sin muchas pretenciones a contar nada con el solo pretexto de dejar una canción de Calamaro, y quizás aceptar que aun "superado" cierto duelo, hay momentos en que me pregunto infinitamente, que no daria yo por ver a mi viejo una vez mas..



Si no voy a esperar mucho, y hace mucho que lo quiero ver..

2 comentarios:

Comentate algo.

Ansiedad

Nadie se equivoca. Todos tienen licencia para matar. La justicia corre por facebook. Nunca desee tanto el fin.