jueves, 3 de noviembre de 2011

No por nada se es peor...

Tal será el grado de desencanto que, pienso que contar el tiempo del amor como "felices tres meses, 23 días y diez horas oh amor mio" es uno de los síntomas mas evidentes de un amor condenado al fracaso... tachar los días en la pared como presos "felices 934 días amada mía"... dejemosnos de joder... yo ni me acuerdo cuando conocí a las personas que mas quise en la vida, que no son tantas... como mucho serán dos poniéndonos exigentes..

3 comentarios:

  1. se puede pensar como una condena
    o como una razón para festejar,
    hoy cumplimos 241 días, sólo hoy
    y entonces es único,
    cada día un motivo para festejar
    (ay parezco publicidad de sidra, jajaja)
    besos

    pd ojo que también hay gente obsesiva, que lo cuenta toooooooddooooo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, me pareció acertadísima la imagen de "los presos felices"; esa relación fetichista y caprichosa del tiempo me parece una mierda,,,

    Es la ilusión que la memoria posee una voluntad propia, cuando muchas de las cosas que recordamos ni siquiera sabemos porque. Mismo nos acordamos de fechas o sucesos absolutamente intrascendentes para nuestro espíritu,

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. porque la intensidad le rompe el culo a la continudad.

    ResponderEliminar

Comentate algo.

Shoot the sorets

No entendí ni quise entender la demencia que obliga a padecer desaparecer, no ir mas por los carriles de la normalidad, mundanalidad vac...