jueves, 2 de junio de 2011

Posdata cuatro.

El ápice del fracaso y la grandeza para ser un imbécil miserable es que llegue el campeón del hiperfutbol a tu ciudad, y aprovechando la distracción del mismo, meterle un soplamocos por detrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

No pasa nada

No pasa nada Por la ventana no pasa nada el frío/calor, el puñal en la espalda no pasa nada Si pudiera saldría a caminar vacío silbando...