jueves, 2 de junio de 2011

Posdata cuatro.

El ápice del fracaso y la grandeza para ser un imbécil miserable es que llegue el campeón del hiperfutbol a tu ciudad, y aprovechando la distracción del mismo, meterle un soplamocos por detrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

Es que te quiero tanto

Vengo a confesarte que me duele el corazón No se lo que pasa, si es que vengo o donde voy Escribo tu nombre mil veces por día Beso tu fot...