lunes, 27 de junio de 2011

Luz

Todavía recuerdo, a pesar del tiempo inmenso que ha transcurrido. En un principio todo era sombras. El fuego era solo propiedad de aquellos que se atrevían a desafiar a los demonios. En el frío tanteando en la oscuridad mas absoluta los otros. Era normal pasar por esta vida sin siquiera conocerse del todo. Entonces eramos felices con ese modo ciego de vivir.. a pesar del frío.. la lluvia.. el silencio. La oscuridad. Esa adaptación a hasta las condiciones menos convenientes es propiedad nuestra. Entonces el barrio era peligroso. Pasaron tantos años como estrellas se extinguen en el universo en un solo parpadeo. Un día salió el sol. Los mas radicales enloquecieron y huyeron a las cavernas mas profundas a negar su triste apariencia, sus demoníacos rostros. Otros nos quedamos acá y nos gustó conocer la luz. Los mas osados, poseedores del fuego, le juraron amor eterno y prometieron jamas abandonarla,  desdeñaron el fuego y solo se entregaron a su calor. No existía lluvia que pudiera extinguir la tibieza de sus caricias. La luz se apoderaba de todo, pero cuando por las noches nos abandonaba los demonios salían a la superficie a reclamar y destruir lo que encuentren. Los demonios veían en la oscuridad. De modo que cada mañana era con ganas un renacer desde la peor desolación y el miedo, entregándose a ella sin esperar nada. Solo que el tiempo se detenga un poquito.
Una mañana no volvió.. lo demás ya lo sabés.
De modo que el olvido fracasa y nunca es tal. Entonces aunque pasen milenios quedan marcas en la piel. La lluvia no las puede lavar.. el frío nos mata despacito, pero la luz no vuelve mas.

4 comentarios:

  1. "Es tan corto el amor, y tan largo el olvido" :(

    ResponderEliminar
  2. Me pegaste en el corazón.

    Hermosa frase.

    ResponderEliminar
  3. Lamento llevarte la contra esta vez mi querido Nicolás. Muy lindo texto, pero no acompaño el mensaje. Las cicatrices estarán siempre y son por ellas que hay que seguir, y son gracias a ellas que los resultados se convierten en logros y los logros en sabiduría y junto con las caídas, el album de experiencias cada día se pone mas gordo. Y así, se vive. Te quiero

    ResponderEliminar
  4. Estamos de acuerdo mi amada amiga. Creo que el texto justamente dice que no hay lluvia que lave las cicatrices.. asi que no las niega

    ResponderEliminar

Comentate algo.

Ansiedad

Nadie se equivoca. Todos tienen licencia para matar. La justicia corre por facebook. Nunca desee tanto el fin.