viernes, 11 de febrero de 2011

Honestidad brutal

No vale la pena, aprendi que no. No vale la pena creerte un solo renglón. De nada sirve intentarlo y cerrar los ojos, al segundo estas sacando un tramontina oxidado de entre tus tetas.. y me lo querés meter en el corazón. Pero yo no tengo mas corazón, el tarado se asoma cada vez que oye tu voz y me ablanda los relojes.. pero no. Regirse por el es la muerte segura. Entonces tengo que cerrar los ojos y dejar ser la nada. Que me lleves a nada y el desenfreno nos arrastre a esos infiernos de sangre y miel que ajustician a las ganas de coger con vos cada vez que estoy lejos.. dejar ser la nada.. entregar un poco de tiempo a contemplar las posibilidades de mentirte a los efectos de acabarte en la cara... dejar ser la nada.. no sentirse solo ni triste.. dejar que la única persona capaz de quererme como quiero me quiera con ese cariño tan embustero..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

Vuelo a Sidney

Interpretar canciones puede tornarse un camino decididamente jodido, sobretodo cuando hay letras con tantas interpretaciones posibles como e...