sábado, 19 de febrero de 2011

Fulbo

Las papas de la cena tenian gusto a pestilente.. llueve salado y a baldazos. Siempre que escribo como un espejo hacia una pared que no está... como una escalera a un abismo.
Pasan los años y las vidas... los arboles deshojan y cada hoja amarilla es como una pagina de un almanaque..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

No pasa nada

No pasa nada Por la ventana no pasa nada el frío/calor, el puñal en la espalda no pasa nada Si pudiera saldría a caminar vacío silbando...