domingo, 16 de enero de 2011

Querida:

En circunstancias normales se podría decir que estoy casi muerto. Un ganso inmoral sobre el mármol de un matarife. Algo blando y nada instructivo. Todo una ganga fénix, que tose y patalea mirando las estrellas con la boca plegada y un ojo farsante en el telescopio. Sin embargo y a pesar de este estado sigo amando a mis redondos. Continúo alimentándome del romanticismo de mis pupilos. Me parecen dulces (todavía) sus persecuciones sensuales y no puedo olvidar (como ellos no olvidan) las buenas carreras. Esas disparadas con a penas el tiempo para respirar .
Amo a mis sachets porque desperdician la vida a toda velocidad. A una velocidad difícil de alcanzar. ¡Dios les guarde! El pulso acelerado por el disfrute de la vida rauda. El mejor tiempo posible para atravesar una jornada hermosa.
"De aquí en más (pobrecitos) intentan llevar a cabo un milagro. Un milagro no muy grande, pero nada trabajoso en compensación. 

'Algo que nos mantenga vivos'

dicen. Un milagrito sin esplendores ni esfuerzos desesperados. Nada de pactos suicidas ni maestria especial. Sólo simple decencia que debe echar a andar el reloj cuanto antes. En verdad, ya debería estar corriendo.
Linda... para cierta clases de ingenuos, lo mejor está aún por llegar. Ninguna alegría (ningún trabajito) es una misión sagrada. Un buen brindis por la libertad, esto es todo, excepto ¡buena suerte!

P.D.: Recordemos el accidente de Albert Hofmann



"Patricio Rey, Publicity Manager"

3 comentarios:

  1. Lo que querés a los redondos..
    Lo que yo te adoro a vos.

    ResponderEliminar
  2. Y yo a usted ♥♥


    PD: ese escrito tiene tales errores de ortografia que la giganta Tokk derramaria mil lagrimas de solo leerlo xD

    ResponderEliminar

Comentate algo.

Ansiedad

Nadie se equivoca. Todos tienen licencia para matar. La justicia corre por facebook. Nunca desee tanto el fin.