domingo, 9 de enero de 2011

Mala fama

Acá es donde damos vuelta una pagina llena de metáforas hermosas, y solo esperan dos o tres oraciones mas, y el punto amargo final. Entonces el vacio absoluto.
Allá se fue el alma, escupida en tantos renglones de poesía  picado grueso de voz amarga.. de lagrimas en DO menor sostenidas.. allá se fue lo mejor que pasó por acá en muchos años.. en 1200 años o mas.. y pasó, miró desde afuera, se asustó y huyó. Allá se fue... y era tan hermosa.. allá se fue y era tan perfecta.. y no, soy mas sutil para escribirte en vano la historia de la princesita y el vagabundo marrano inservible que la contempla desde lejos como al eterno romance entre el profundo mar azul y la luna llena..
Y aca quedó algo que no se entiende bien pero se parece a mi. Un perro viejo y solitario.. un perro malo y con la rabia inducida.. con la mala fama de perro asesino.. ese perro que no puede ser acariciado porque lastima.
Lastima y lástima.

Nota mental: Buscar el antídoto a la ausencia de todo lo que hacia mejor el pensar en vivir en este planeta sucio, vil, infame..

2 comentarios:

  1. A veces se lastima ssin querer, y a veces se hace costumbre lastimar, será cosa de ponerse realmente en el lugar del otro, te leo a la vez conflictuado e inspirado (lo que desgraciadamamante va casi siempre junto)
    Abrazo from the lovely mendocinian mountains

    ResponderEliminar
  2. "mala, mala fama, la que me va persiguiendo". hay que hacer que se suelte de la cola de uno, y se quede sola por ahí, y que vaya a molestar a otro imbécil, ya sea disfrazada de perro rabioso o de dulce gaviota.

    ResponderEliminar

Comentate algo.

Shoot the sorets

No entendí ni quise entender la demencia que obliga a padecer desaparecer, no ir mas por los carriles de la normalidad, mundanalidad vac...