lunes, 15 de noviembre de 2010

Noviembre

Vos esperabas una soga de marte. Yo lo sé, lo sabes. Fuiste feliz y algo faltó. No. Faltó tanto. Miraste el retrovisor y el camino se borraba, se borraban tus huellas: "por aquí nada ha pasado". En vano es. Yo mostré los cheques sin fondo y pude salir, dejé las ganas de propina y te esperé. Fuimos dos y como siempre yo estaba en vos y vos en mi. Y esperabas alguna señal, algo que salve de esa vergonzosa tristeza a esos peces ahogados en aire, en lluvias de Noviembre, en sonrisas de telgopor y silencios herméticos como silencios herméticos.
Y te cansaste de ser herramienta, puente y papel. Yo también. Miré los cadáveres pesados de esos malos momentos con las manos llenas de luz. Pero nada sirve. La gente ríe en las calles y olvida. Vos y yo somos olvidados, las ruinas de las ciudades, los indios masacrados, las revoluciones asesinas, vos sabes, el universo sigue girando (si, gira el hijo de puta!) y va a olvidarlo. Entonces la soga salvadora, las sonrisas plastilina, las noches escupiendo Gin hasta por la nariz, los abrazos de oso y todo eso se perderá.. hasta el doloroso adiós a los que se van, esas cicatrices en el alma..

ka boom y ya no estás mas.. buen viaje.

1 comentario:

  1. Oiga, si puede mándeme un mail.
    Sí, disculpe el comentario tan lateral, pero estoy medio jugado con los tiempos. Más luego paso con un grado mayor de tranquilidad.

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Comentate algo.

Vuelo a Sidney

Interpretar canciones puede tornarse un camino decididamente jodido, sobretodo cuando hay letras con tantas interpretaciones posibles como e...