lunes, 4 de octubre de 2010

Conmigo nada es fácil

No es novedad que todavía ni yo sepa cuantas personas soy, si soy uno, si soy diez, si cada decisión y cada estado corresponde a algo o no, o simplemente soy un loco que está claramente de la gorra y necesita ayuda profesional. Lo cierto es que aveces no me siento en cuadro, mas bien me siento completamente desubicado, no entiendo a la gente, no entiendo a los niños, no soporto las personas aduladoras, me cuesta creer en lo que veo y así y todo, pasando esas "dificultosas" fronteras, me pueden vulnerar de la peor forma. Pero en fin, hoy discutiendo con el torno en el que trabajo, llegue a la conclusión de que era hora ya de levantar la bandera blanca y decir: Está todo para atrás y soy yo. Ese pensamiento me arrastró hacia cierta dicha (q no es una cosa alegre) y sentí que era momento de elevar los ojitos y poner la mano derecha en la cara interna del codo izquierdo mientras que iba cerrando el brazo con el puño casi cerrado y solo el dedo anular conquistando la cumbre de un terrible y torcido Fuck you!
No era momento de clavar la reversa...
Y olvidando alguna vez que todo vuelve, o casi todo, el hecho de volver a recordarlo es el primer peldaño hacia la mas pelotuda libertad.


Pero el leit motiv que empujó estos pensamientos turbulentos es una frase de una canción bastante antigua, es una frase que cuando sea escrita inspirara el irrespeto hacia mi de mas de una persona, por ende, la voy a poner como titulo directamente.


Punto y coma. :P

1 comentario:

Comentate algo.

No pasa nada

No pasa nada Por la ventana no pasa nada el frío/calor, el puñal en la espalda no pasa nada Si pudiera saldría a caminar vacío silbando...