domingo, 24 de octubre de 2010

Agujero negro

Hoy me paso algo muy loco. Me di cuenta que desde hace un tiempo a esta parte no tengo donde ir los domingos... que cuando no los ahogo en cerveza con amigos o en sobriedad mirando libros en el Rivadavia mas solo que un perro solo, estoy parado en medio de la nada mirándome la parte de la mano donde debería haber un reloj celeste, esperando nada. Fue terrible porque iba sin rumbo hacia lo de mi hermana y de un momento a otro decidí bajarme en un lugar cualquiera y empece a caminar hacia ningún lado concreto buscando eso que fui, porque, loco, acá hay algo que no me está gustando.. o evidentemente dios se atragantó conmigo y me escupió de ese bondi donde no era yo.. simulando ser yo ante una ex amiga(aun sigo sin creer en ese tipo de terminos, pero bue) con su pareja que tenia mas miedo que ganas de que me de cuenta que era ella, pero yo sabia que era ella y ella sabe bien que una de mis ultimas relaciones me la arruinó haciéndose la amorosa por feisbu... pero sin rencores.. el pibe me miraba con tantas ganas que en un momento y en una actitud muy "depredador" lentamente empece a virar hacia el y dejó de mirarme.. quizás presintió algo... quizás no.. no se..


 ... No me importó demasiado tampoco porque estaba ahi arriba respirando ese aire pesado y mirándome "no yo" en ese espejo y mi flequillo estaba en la suya. Entonces toqué el timbre 3 cuadras antes de la parada reglamentaria y todo parecia indicar que me escapaba de algo, pero no. Allá abajo había mas cosas mías que arriba.. entonces baje y caminé.. llegué al centro comercial de Ezeiza, entre por unos Pepitos que termine no comprando y fui a sentarme en una maceta afuera.. no sin antes haber recorrido todo ese inútil almacén donde los únicos libros posibles eran los de Stamateas o Crepusculo.. donde el CK One que hace tanto tiempo busco parecía una utopía y toda esa gente tan hermosa y llena de suerte y guita caminaba empujando carros vacios. Seguia sin ser yo. El celular empezó a impacientarse... sigo sin atender.. no sé porque. Entonces estaba a media cuadra de donde me aguardaban abrazos inmensos, pero no fui. Volví a casa.. la guitarra no me dejó tocarla. Alguna que otra presencia me acarició el lomo pero nada mas... Creo que me estoy deprimiendo o las cosas están cambiando mucho muy pronto tan violentamente que ya ni me siento...

3 comentarios:

  1. A veces nos vamos, sí. A veces nos perdemos, a veces no nos encontramos. Pero a la larga hay que encontrar la forma de volver... aunque podemos demorarnos un poco, bajar en paradas "equivocadas", esquivar los lugares donde nos esperan. Respetarse a uno mismo, a los propios deseos. Y dejar que pase el tiempo, mientras tanto, limpiando adentro lo que haga falta.

    Todo pasa, es mi frase de cabecera de los últimos tiempos (y tipeando eso puse ultiempos, me salió lindo, pero lo borré, de tonta). Todo pasa.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Nos vamos muy lejos, pero para tomar envión. Volver y dar un golpe con el pie, el piso.

    Aquí!.

    Da presencia.


    Que abrazo fuerte doy!

    Abombado.

    ResponderEliminar
  3. no tenes a donde ir los domingos porque te olvidas de avisarle a Carol que cambiaste de cel -.- sino este domingo tranquilamente hubieras leido mi mensajito preguntandote si hacias algo en ese dia y si me respondias que no te iba a invitar a casa a tomar la merienda :) pero no, me respondio un tal Daniel y no me cayo bien como para invitarlo a él u.u

    ResponderEliminar

Comentate algo.

No pasa nada

No pasa nada Por la ventana no pasa nada el frío/calor, el puñal en la espalda no pasa nada Si pudiera saldría a caminar vacío silbando...