lunes, 13 de septiembre de 2010

Acidez mental (VII)



La puta que te parió, Nicolás.


Después de aquella charla en el Bar Britanico, luego de habernos cruzado de casualidad en el Lezama, volví a Suarez a vomitar alguna cancioncita orgullosa. No me salió. Todavía me espanta pensar lo cobarde que fui en irme sin mas palabras y dejarte así, ahí, por que?. Cosas que pasan. Acá me esperaba la nada. acaparando toda mi fantasía, y le conté lo no nuestro. Quedamos servidos, el humo phillip morris como de costumbre, me empezaba a romper los huevos... Ella baño su vanidad de reclamos impertinentes ante mi previo silencio respecto a lo no nuestro, y yo me quede intranquilo, por que aun dejando todo por ella le siga chupando así un huevo. "Sos un egoísta, porque no me contaste antes..??". Cerró la boca haciendo énfasis en la palabra egoísta. Mi mente era un mc combo enfriándose en su bolsita-papel a la espera. I don’t believe that anybody feels the way I do about you now.. y te importa poco y nada. La puta madre.
El viaje a Cordoba fue realmente caótico. Si bien la nada prometía, los plazos no se cumplían a gusto. Sabíamos todos que mis horas estaban contadas. Yo, mirándome en el espejo roto desde mucho antes, aun sabiendo, lo quise comprobar, quizás inconscientemente para definitivamente borrar ese tatuaje tan terrible, marcado a fuego. Los segundos mas terribles de mis días, aquellos días sentado en un renault veintiuno con la cara pegada al vidrio, el valle de traslasierra tan nocturno y las estrellas ahí nomas, mas cerca aun que la nada.. las estrellas que reflejaban el brillo de tus ojitos desde algún lugar del conurbano. Pobrecita... pobrecitos..
Las malas noticias que se acumulan tras la puerta acá en Buenos Aires. Es increíble como se alinean los planetas de la pelotudez para vomitar su radiación tan patética y cambiarme la vida para el lado que nadie va en unos dias..
Unos meses después volví al Bar Britanico.. a la misma mesa.. un pendejo me afano la medialuna. No importó. en las horas q estuve ahí no te volví a ver pasar. Las casualidades para nosotros habían terminado..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

Shoot the sorets

No entendí ni quise entender la demencia que obliga a padecer desaparecer, no ir mas por los carriles de la normalidad, mundanalidad vac...