lunes, 16 de agosto de 2010

De sobre como no eludir las cosas que tienen que pasar.

Fijate que cada vez que sonreís el sol se asoma abriéndose paso con sus deditos-rayos-luz entre las nubes perezosas para verte.. bajo nubes grises de río que flotan sin ganas, a punto de tropezar y caer sobre vos, sobre mi, sobre Floresta...
mientras te vas sin avisarme y te busco volviendo por todos lados, entre la gente de esta ciudad obsoleta.. y por allá te distingo.. y volvés sin volver, la gente nos rodea, reímos sin dejar de perdernos entre ellos.. y nada nos une mas q algún cruce de miradas... pero me sonreís así y te juro que pararía todo el tiempo ya..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentate algo.

Vuelo a Sidney

Interpretar canciones puede tornarse un camino decididamente jodido, sobretodo cuando hay letras con tantas interpretaciones posibles como e...